Lucha por tu naturaleza

Stop Planeta en llamas

ARDE EL MEDITERRÁNEO: ESPAÑA PUEDE SER EL SIGUIENTE EN ARDER


Los incendios están arrasando el sur de Turquía, han llegado a las puertas de Atenas, han sacudido Cerdeña…El Mediterráneo está ardiendo y estos terribles incendios pueden suceder en España en cualquier momento.

El fuego no entiende de fronteras. Cada año, arden de media 375 000 hectáreas en el Mediterráneo, una zona donde los ecosistemas son especialmente vulnerables al cambio climático.

Tenemos que evitarlo. Necesitamos crear bosques y masas forestales más resistentes a las altas temperaturas, a largos periodos de sequedad y al abandono. Necesitamos que el propio paisaje sea el mejor cortafuegos.

ESPAÑA PUEDE SER EL SIGUIENTE EN ARDER

Nuestro país es víctima habitual de los incendios forestales. Sufre cerca de 12 000 siniestros cada año, que arrasan una superficie equivalente a 100 000 campos de fútbol. 

La combinación de olas de calor prolongadas, sequías y baja humedad, unida a una vegetación muy seca y al abandono en la gestión de los bosques nos coloca en un alto riesgo de sufrir grandes incendios forestales, de una virulencia hasta ahora desconocidos. Son grandes incendios forestales (algunos de sexta generación, como los que sufrió Portugal en 2017 y donde murieron un centenar de personas).

 

UN PLANETA EN LLAMAS

Arde el Mediterráneo y, además, tenemos el Planeta en llamas. Los incendios forestales recorren el planeta y han llegado a paisajes hasta ahora ajenos a este problema, como Canadá o el Círculo Polar Ártico, que se calienta dos veces más rápido de lo normal.

Observamos con horror cómo arde California de manera recurrente y recordamos los terribles incendios que asolaron Australia en 2020, con "tormentas de fuego" de más de 1 000 ºC que acabaron con la vida de decenas de personas, arrasaron más de cinco millones de hectáreas y quemaron a más de 1 200 millones de animales. 

Y en otros lugares como la Amazonia, considerada “el pulmón del Planeta”, la deforestación, por la permisividad de los gobiernos, ha provocado que el número de incendios se dispare calcinando valiosos ecosistemas con el objetivo de cultivar productos como soja o pastos para abastecer la creciente demanda mundial de carne.

UN SOLO BOSQUE EN UN SOLO PLANETA

Los incendios forestales no son fenómenos aislados: todos los árboles forman parte de un mismo ecosistema global. Juntos mantienen el clima estable, capturan inmensas cantidades de CO2, liberan oxígeno, crean agua y forman bosques que son el hogar de millones de personas y de la mayor parte de la biodiversidad de la Tierra.

Para WWF salvar los bosques y su biodiversidad siempre ha sido una prioridad: cada árbol cuenta y es un soldado en nuestra lucha contra el cambio climático. Por eso, cada año restauramos cientos de hectáreas y protegemos y gestionamos bosques en todos los rincones del planeta. Denunciamos las causas que están detrás del fuego y a quienes lo provocan, luchamos contra el cambio climático, impulsamos la creación de paisajes cortafuegos y proponemos alternativas sostenibles al sistema alimentario, que a su vez alimenta los incendios.

Tenemos que parar esta "ola de fuego" que recorre el Planeta. Únete a lucha por la Naturaleza. Firma para exigir un Acuerdo Global por la Naturaleza y la Personas en defensa de nuestros bosques: nuestro hogar y única fuente de vida.